Tambores y poder

Entradas recientes

Tambores y poder. Los roles de los tambores en las culturas africanas

Hoy vamos a hablar de tambores y poder, entendiendo «poder» de dos maneras diferentes

I – Tambores y poder, como prestigio y reconocimiento

Estoy disfrutando mucho con esta serie de posts puesto que me ha permitido investigar (no tanto como para hacer una tesis) la función de los tambores en distintos entornos africanos y he encontrado joyas como esta.

En el norte del Chad, región de Tibesti, vive la sociedad de los Teda o Tubu. Son un pueblo nómada negro del este del Sahara.

La sociedad se divide en tres estratos que no se permean entre ellos. El estrato de mayor prestigio está conformado por los teda. Un segundo estrato estaría formado por los descendientes de cautivos, los kamaja, que están totalmente integrados en esta sociedad; es decir, que aunque sus tatarabuelos fuesen etíopes, ellos han adquirido la cultura de los Tubu. El último estrato estaría formado por los herreros, los duude.

Pues bien, los herreros son los únicos que pueden elaborar, tocar y acompañar con cantos un tambor llamado kidi. Este hecho les otorga poder dentro de la sociedad puesto que son los encargados de amenizar algunas fiestas.

Sus cantos son dirigidos a toda la sociedad (bueno, sólo a los hombres), sin excluir a nadie por su estrato social. Lo que es curioso aquí es que si entre el público hay alguien con quien mantienen tensiones, no utilizan la mofa o la queja contra esta persona; simplemente harán que su canto sea corto o que sea ausente. Es decir, proclaman con el silencio.

En la sociedad Tubu encontramos otros dos tambores, el nang’ara y el kwelli. Están reservados a los hombres (varones ya circuncidados) que pertenecen al estrato de mayor prestigio.

De hecho, el nombramiento de un nuevo “jefe”, viene acompañado de la elaboración de un nuevo nang’ara que deberá tocar el nuevo rey durante su ceremonia de investidura.

No vayamos a pensar que el estrato de lo descendientes de cautivos, los kamaja, no se benefician de los tambores o no tienen ninguna función. Los kamaja también disfrutan de las fiestas amenizadas por los duude. Aunque el tambor kidi sólo puede estar hecho por los herreros, los kamaja si pueden participar en la elaboración de los tambores nang’ara y kwelli. Por último, en las fiestas en las que suenan estos últimos tambores hay cantos. Son las mujeres las que acompañan y pueden ser mujeres kamaja.

En esta sociedad, hay otro momento en el que podemos ver cómo los tambores otorgan poder y es durante las batallas. El guerrero jefe lleva colgado de su camello un tambor kwelli que tocará de una manera particular para indicar que se ponen en marcha o se retiran. Además de la comunicación establecida, se reconoce al jefe porque es él quien toca el tambor.

El rol de los tambores como fuente de prestigio no es exclusivo de esta sociedad. Los encontramos también en los tambores reales de Ruanda y Burundi.

Parece ser que se consideraba que una batalla había sido ganada una vez se accediese a los tambores reales del lugar. En Burundi tienen unos tambores grandes que solamente puede tocar y poseer el rey.

II -Tambores y poder como empoderamiento y fuerza

Leyendo la historia épica de Sundjata Keita, sabemos que los tambores traían noticias al pueblo sobre el resultado de las batallas, eran comunicadores (he hablado de esto en el post II Mensajería sonora).

Ahora bien, los tambores no sólo comunican el resultado, si no que empoderan al pueblo y ello no es nada desdeñable en tiempos de guerra. Veamos:

La victoria siempre será anunciada con ímpetu y transmitirá alegría; pero la derrota, ¿cómo anunciar una derrota para que no decaigan los ánimos? Pues para que los ánimos no decaigan, la derrota debe ser anunciada con mucho heroicismo, ímpetu, mitificación, fuerza… Los tambores ayudan mucho a esto.

Si la batalla ha acabado en victoria, no será difícil acompañar el júbilo generalizado, pero si la batalla ha acabado en derrota, los tambores (la música, los griots), deben mantener los ánimos subidos para recuperarse lo antes posible y volver a la carga.

¿Cuántas batallas habrán ganado los tambores?

Es que, no sólo ayudan a subir los ánimos al volver de una derrota, los tambores se tocaban durante las batallas. Sería algo así como la ayuda que hacen los forofos animando a su equipo durante un partido. Dan poder, ayudan a la victoria.

Lo que nos queda claro es que los tambores ayudan a delimitar los estratos sociales y forman parte de la organización social, otorgando claramente distintos prestigios. Pero el poder que pueden otorgar no parte sólo del reconocimiento social, dan poder porque empoderan al pueblo también, porque permiten que las palabras tengan más fuerza.

Esta serie ha llegado casi a su fin porque todavía nos queda la sesión presencial que tendremos el viernes 30 de abril, a las 20h (hora de Madrid). Te mando el enlace y las indicaciones el jueves 29. Para ello tienes que estar recibiendo la TanTanLetter, así que si todavía no la recibes, déjame tu mail en www.DanzaTaniaVeiga.com/TanTanLetter.

P. D. Celebramos el Día Internacional de la Danza, bailando, por supuesto. El jueves 29 de abril te ofrezco una masterclass en streaming gratuita y abierta. Tienes toda la info aquí. Si quieres que te mande las indicaciones por mail el día anterior, déjame tu mail aquí.

¿Bailar online? Sí se puede.

Te guío como en clase, con la experiencia que obtengo de las clases presenciales. Trabajamos cada movimiento sumando capas de dificultad, dándote tiempo para integrar los movimientos. Tenemos tiempo para ir a detalles, enlaces, técnica.

Añado a las clases ejercicios complementarios para que crezcas como bailarina.

Una manera estupenda de hacer ejercicio, de contactar con tu cuerpo y de cargarte las pilas.

Vídeos semanales y coreografía nueva cada tres meses.

¡Únete a la Escuela Online o entra gratis durante un día!

Próximas ocasiones para bailar:

  • Información actualizada sobre los próximos cursos intensivos aquí.

¿Quieres entrar gratis en la Escuela Online de Danza?

Claro, para que puedas saber si te gusta o no

¡Si, me apetece conocer la Escuela Online de Danza!